1 de septiembre de 2011

Why you?


Subida a unas cuñas de 7 centímetros con plataforma. Concentrada en no perder el equilibrio. Paseando por una calle llena de imperfecciones que sortear para no caerme de tetas contra el suelo. Y entre tanta gente me refugio en mis pensamientos. Y medito. Y hablo conmigo misma...

- Pero ¿qué coño haces? Pretendes sustituirle, y lo sabes. 
+ Solo pretendo ser feliz con otro.
- No te engañes, no puedes. 
+ Podría intentarlo pero...
- ¿Ves? Él te da algo que ni tú sabes lo que es pero que te hace feliz. Tenéis varios intereses en común, cosas de las que reírse, con las que emocionarse, cosas que os ponen los pelos de punta, viajes planeados, más cosas aún que hacer juntos...
+ Ya, pero podría hacerlas con cualquiera.
- ¿En serio? No te lo crees ni tú, bonita. Si quieres intentarlo y no ser feliz, adelante. No vas a sentirte igual con nadie, ya lo estás comprobando. Dale tiempo, seguid así y a ver qué pasa.
+ No tengo tiempo. ¿Y mientras qué?
- Mientras, disfruta de tu libertad y de él sin que sea tuyo. Porque después añorarás esta lujuria que te corroe por dentro. 



1 comentario:

Ana! dijo...

un premio te espera en mi blog! pasate! http://mejorcambiamosdetema.blogspot.com/