24 de abril de 2011

Je ne sais quoi...

Cuando somos pequeños solemos pensar que cuando seamos mayores el asunto del amor y las relaciones sentimentales serán más fáciles. Por que vemos que todos los que se enamoran, y a la vista de la gente no tienen problema alguno, son mayores de edad, gente madura, con dos dedos de frente, preparada para afrontar los desafíos de este juego para los niños llamado amor. Pero cuando saltamos los dieciocho seguimos igual. Aunque los problemas y las peleas sean por temas distintos, la dificultad de una relación duradera es la misma. La incompatibilidad de caracteres suele ser la más común de las razones por la que una pareja no funciona. Pero ¿qué pasa si vuestros caracteres son totalmente compatibles, lo pasais genial juntos y os quereis? No lo sé. Creo que perdí mi oportunidad hace tiempo de saberlo porque confundí la amistad con el amor. Pero no me llameis tonta, solo tenía dieciseis años y era bastante menos espabilada. Todavía tengo esperanza de que eso vuelva a pasar, es lo último que se pierde, aunque yo siga con mi vida.

1 comentario:

Madame Garburn dijo...

Y no debes perderla, porque tarde o temprano, seguro que pasará :)
Un saludo ;)