8 de noviembre de 2013

Carta al pasado, presente y futuro.


Mi muy amado mío,

Quiero pedirte perdón. ¿Por qué? Por si acaso. Por no haberte demostrado lo suficiente que te amaba en nuestras otras vidas. Por no haberte besado tanto como te lo merecías. Por no haberte abrazado hasta que nos hubiéramos fusionado en uno. Si lo hubiera hecho, te aseguro que lo recordarías en esta vida.

Quiero pedirte perdón. Por las veces que no te digo lo mucho que te quiero. Por los momentos en que no deberíamos de enfadarnos y no lo paré a tiempo. Por las ocasiones perdidas que te prometo que compensaré más adelante. Por los besos que aún no te he dado y te mereces a distancia. Por todas las cagadas que me quedan de aquí hasta nuestra próxima muerte.

Quiero pedirte perdón. Por si tardo en encontrarte en nuestra siguiente vida. Por si llego tarde y te estropeo otro bonita historia de amor, que sé que abandonarás por mí. Por los daños que te cause antes de darme cuenta de que eres tú, a veces me suele pasar, ya me conoces. Por si no recuerdo todas las aventuras que hayamos vivido. Por si me vuelvo más exasperante con los siglos. 

Lo siento.

No somos almas jóvenes. Esta vez hemos tardado solo 20 años en encontrarnos. Y es que cuando tienes predestinado pasar la eternidad junto a la misma persona, antes o después, en cualquier momento de cualquier vida la volverás a tener a tu lado porque el universo se moverá a favor. Así que, mi amor, aprovechemos otras décadas más juntos porque nunca es suficiente tiempo para disfrutarte.


Encantada de luchar por ti siempre,

Tu alma gemela.


1 comentario:

Mery Carballido de Paz dijo...

Que bonito, me ha hecho pensar muchísimo en lo que a veces perdemos por el simple hecho de no ver nuestro camino.
Un beso enorme desde http://ensinbragasyaloloco.blogspot.com